Impuesto a las Ganancias ¿Se puede rectificar el monto consumido? - Diario del Contador

sábado, 25 de febrero de 2017

Impuesto a las Ganancias ¿Se puede rectificar el monto consumido?

Solicitaste toda la información a tu cliente para realizar las declaraciones juradas anuales de Ganancias y Bienes Personales.


Te entregó toda la información (4 días antes del vencimiento, no obstante que se la habías solicitado el 1 de febrero).

Le repreguntaste: ¿me pasaste todo?

Off course!!!! Fue la respuesta.

Cerraste el borrador de la declaración jurada.

Te reuniste con tu cliente.

Hablaron sobre la declaración.

Se quejó: que porque tiene que pagar tanto, que los políticos se roban todo y el tiene que pagar, que el estado no le presta los servicios mínimos que tiene que prestar y que tiene que pagar por su cuenta la salud, la educación, la seguridad, etc.

Pusiste tu oreja e hiciste la tarea de psicólogo para decirle que tiene razón, que lo comprendes pero que no se puede modificar la determinación del impuesto sin modificar la ley, y también hiciste docencia cuando le explicaste que esa modificación no la pueden hacer los contadores sino que quienes tienen que hacerla son los legisladores, esa rara especie de seres que deben cobrar el valor hora mas alto en función del tiempo efectivamente trabajado.

Cerraron y presentaste las declaraciones juradas.

A los tres meses: fiscalización electrónica!.

Hay elementos patrimoniales no incorporados.

Un plazo fijo.

Le preguntas a tu cliente.

Ouch! Que b….. me olvide de informarte el plazo fijo que hice en el banco…… A diciembre eran $ 100.000, y ahora que hacemos?

Primero maldecilo por boludo, suele creerse que no deberían existir a estas alturas por estos temas, pero que los hay los hay y a montones.

Luego viene el análisis: si incorporo el plazo fijo que modifico?  El plazo fijo es producto de no declarar renta gravada omitida? La renta esta bien porque no tiene otra fuente de ingresos adicional a la correctamente declarada y por ende la única opción es modificar el consumo del período fiscal. Pero: puedo modificar el importe consumido?



Existe un viejo dogma, al que se apegan todos los profesionales y que dice algo así como que es imposible rectificar el consumo en menos porque la AFIP inmediatamente genera una fiscalización realizando un ajuste producto de relacionar esa disminución del monto consumido con la obtención de un ingreso gravado no declarado aplicando para ello la presunción de incremento patrimonial no justificado.

Obviamente este dogma esta fomentado por el propio organismo de contralor.

Claramente este dogma no tiene sustento real porque prescinde de la esencia que define el concepto del consumo exteriorizado en la  declaración jurada de ganancias: que el mismo surge por diferencia.

Partiendo de esta premisa esencial cualquier modificación a la composición de activos y pasivos incluidos en el armado del patrimonio, naturalmente y por aplicación elemental de la teoría contable si los ingresos y gastos que determinan la base de imposición del impuesto permanecen inalterables no queda otra opción que dicha variación repercuta en una variación directa del monto consumido, excepto que se quiera reinventar la partida doble.

Observese que planteamos como premisa fundamental que tanto los ingresos como los gastos que conforman la determinación de la base imponible se encuentra correcta e íntegramente valuados porque sino estaríamos hablando de otro tema: de omisión de base imponible y no de diferencias en activos y/o pasivos que conforman el patrimonio tributario del contribuyente que esta declarando la renta.

Muchos dicen que el fisco no aplica esa lógica, nosotros retrucamos: suele ser complicado en muchas ocasiones interpretar que lógica aplica el fisco, porque lo que se observa últimamente es que cualquier diferencia tiene que indefectiblemente concluir con un ajuste del impuesto determinado, es decir, que salvo contadas excepciones, literalmente les importa todo nada.

Sólo en una de las reuniones que en su momento se realizaban en el grupo de Enlace AFIP-CPCECABA (20/08/2003) el fisco dio una respuesta acorde con la realidad pero que no es replicada en las verificaciones desarrolladas:  “Respecto a la rectificación del monto consumido, corresponde ser analizado en cada caso en particular, en cuanto a la justificación del ajuste, ya que resultaría simple para los contribuyentes, ante la detección por parte de la auditoría fiscal de bienes no declarados (incremento patrimonial no justificado), encontrarle justificación en la reducción del monto consumido.” Es decir que admitió que debe ser analizado con las realidad fácticas de cada caso puntual y no aplicar directamente el ajuste por incremento patrimonial.

Que quede claro: No existe disposición alguna que impida rectificar el consumo, ni en más ni en menos, pero también hay que tener en claro que esta modificación del consumo debe respetar una máxima inviolable, que dicho consumo guarde razonabilidad con el consumo real del contribuyente. Es decir que no puedo alegremente hacer impactar cualquier variación de activos y/o pasivos en el consumo, solo puedo hacerlo cuando luego de realizar dicha modificación el consumo siga siendo el lógico y razonable para el nivel de vida de dicho contribuyente, si el mismo  no lo representa indudablemente estaremos ante la presencia de un ajuste por presunción de ingresos no declarados.

¿Qué dijo la justicia?

La sala A del Tribunal Fiscal de la Nación el 8/3/2006 se expidió en la causa Games Fernando. En dicha sentencia concluyó que “cabe rechazar la impugnación que realizó la AFIP-DGI de la declaración jurada rectificativa del impuesto a las ganancias presentada por el actor, en cuanto redujo el monto consumido, pues, este concepto no puede considerarse inamovible debido a las dificultades de su cálculo, debiendo aceptarse que puede operar como una variable de ajuste patrimonial dentro de ciertos límites.”

Continúa: "el "consumido" opera como una variable de ajuste patrimonial dentro de ciertos límites". Ahora bien, "tales límites no pueden ser otros que los que surgen del análisis de cada caso particular traído a resolver".

Es decir que se trata de una cuestión de hecho y prueba.

Conclusión:

1) El monto consumido surge, debido a la mecánica de liquidación del impuesto a las ganancias por diferencia.

2) La Resolución General (AFIP) 2218 establece que el monto consumido debe reflejar razonablemente los gastos de sustento y esparcimiento del contribuyente y su grupo familiar. Obsérvese que habla de razonabilidad y no de exactitud.

3) Por lo expuesto, nada impide que las variaciones de activos y/o pasivos omitidos o mal valuados afecte en idéntica proporción el consumo pero solo en la medida que el nuevo consumo determinado por diferencia entre evolución patrimonial y resultados del ejercicio represente razonablemente el consumo real del contribuyente.

Intentar realizar un ajuste en el impuesto a  las ganancias mediante la aplicación de la figura de incrementos patrimoniales no declarados en aquellos casos en que no existe patrimonio al inicio ni otros ingresos (gravados, no gravados o exentos) sin declarar significaría gravar ingresos inexistentes.


4) En el sentido antes expuesto ha fallado la justicia: Games, Fernando Jorge s/recurso de apelación - Impuesto a las Ganancias TFN, Sala A, sentencia de fecha 8/03/2006, “Figlioli, Jorge Delfor” - TFN - Sala C - 17/11/2006, Ekserciyan Armenak s/ Recurso de Apelación Impuesto a las Ganancias TFN, Sala D, sentencia de fecha 24/02/2005.

No hay comentarios:

Publicar un comentario